Cómo Conseguir Mejores Fotos de Larga Exposición…¡con la Ayuda de una Cartulina!


Clases de fotografia en madrid, cursos de fotografía en madrid, escuela de fotografía madrid

Hoy vengo a explicaros una técnica muy sencilla con la que conseguiréis mejorar vuestras fotos de larga exposición (crepusculares, nocturnas urbanas, L.E.D…) de manera muy fácil y sobre todo, barata.

Y es que todo lo que necesitaréis para esta técnica es… ¡una cartulina negra!

Seguramente te estarás preguntando cómo puede ayudarte una cartulina en tus fotos, y la respuesta es mucho más fácil de lo que te puedes imaginar. ¿Quieres saber cómo?

Estoy seguro de que en más de una ocasión habéis salido de casa a pasear simplemente con vuestra cámara (o como mucho con el trípode), y al rato os habéis encontrado con un atardecer con sus últimos rayos de sol, un paseo marítimo de noche con sus farolas encendidas visto desde lejos, unos edificios interesantes iluminados… en definitiva, una escena de larga exposición que merecía ser fotografiada.

Posiblemente hayáis intentado fotografiar esa escena y os habréis dado cuenta de que hay demasiada diferencia de luz entre las partes de la escena más iluminadas y las que están más en sombra, con lo que es imposible sacar detalle en las zonas oscuras sin quemar las más iluminadas, o por el contrario sacar correctamente las luces sin que las sombras queden totalmente oscuras y sin detalle.

Una manera de solucionarlo sería utilizando filtros graduados de densidad neutra. Este tipo de filtros normalmente se usan en paisajes o costas, aunque también nos ayudarían a la hora de equilibrar las luces de edificios de una escena nocturna urbana, por ejemplo.

Pero si no contamos con un filtro de este tipo (o nos lo hemos dejado en casa), no hay que desilusionarse a las primeras de cambio y marcharnos sin nuestra foto, ya que la técnica que vamos a explicar también sirve para equilibrar la exposición de una fotografía de un modo muy efectivo.

Antes que nada, tengo que avisaros de que no podremos aplicar esta técnica con buenos resultados en cualquier caso. Principalmente nos resultará muy útil en cualquier escena donde tengamos la parte más luminosa situada claramente en una mitad o en una parte en concreto del encuadre (una escena crepuscular, de hora azul, de paisaje urbano nocturno…).

Además, el tiempo de exposición final deberá ser de algunos segundos para poder aplicarla, ya que en una exposición de un segundo o menos no sería muy práctico.

Para poder llevarla a cabo, aparte de nuestra cámara y el trípode, nos hará falta cualquier elemento plano (a ser posible negro u oscuro) con el que podamos tapar el objetivo mientras hacemos la foto. Yo suelo llevar un trozo de cartulina o de goma EVA negra (una especie de espuma que se utiliza en manualidades), aunque cualquier cosa que no deje pasar la luz nos servirá. Si no disponemos de esto también podemos usar nuestra propia mano, aunque con mucho cuidado porque es fácil que se “cuele” luz entre los dedos, o entre la mano y el objetivo si no colocamos bien la mano.

Lo que vamos a hacer con esta cartulina u objeto oscuro es tapar la parte de nuestra escena con más luz durante parte del tiempo de exposición, de manera que no llegará tanta luz a esa parte del sensor y por tanto evitaremos que se sobreexponga nuestra fotografía en esa zona. Obviamente, no se trata simplemente de sujetar la cartulina y esperar, pero como yo siempre digo…

Podéis seguir leyendo en:

https://www.dzoom.org.es/como-conseguir-mejores-fotos-de-larga-exposicion-con-la-ayuda-de-una-cartulina/

#Largaexposición #Técnica

Entradas destacadas
Entradas recientes