Juan Carranza

Madrid

 

+34 627 81 42 07

juancarranzafoto@gmail.com

 

 

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon
  • Grey Twitter Icon

HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA

  La cámara fotográfica de nuestros días es producto de la evolución, en  el transcurso de los siglos, de la  primitiva  cámara oscura que se convirtió en una pequeña caja manejable con una lente óptica en el orificio para lograr una imagen más clara y definida. 

  A los procesos mecánicos se agregaron otros químicos  y  la evolución histórica en el uso de las sales de plata como sustancia fotosensible también condicionó el tipo de imagen obtenida. La cámara oscura original era una habitación cuya única fuente de luz ingresaba por  un minúsculo orificio en una de las paredes. La luz que penetraba proyectaba una imagen del exterior en la pared opuesta. Aunque la imagen así formada resultaba invertida y borrosa, los artistas utilizaron esta técnica, mucho antes de que se inventase la película, para esbozar escenas proyectadas por la cámara.

 El  principio de las cámaras oscuras era bien conocido por Aristóteles  -384-322 a.C.-  y por el óptico árabe del siglo XI Alhazán  -965 –­1038 a. C.-. Estas cámaras se utilizaban para la observación de eclipses solares. Roger Bacon la estudió en 1267 y fue acusado de evocar a los muertos por el tribunal eclesiástico.

   Posteriormente, ya en el Renacimiento, Leonardo Da Vinci en 1515 hará una minuciosa descripción de la cámara oscura: 
"Cuando las imágenes de los objetos iluminados penetran por un agujerito en un aposento muy oscuro, recibiréis esas imágenes en el interior de dicho aposento... aparecerán reducidas de tamaño. Se presentarán en una situación invertida..."
En  1521, aparece la primera publicación sobre la cámara oscura es la de Cesare Cesariano,   alumno de Leonardo. 

En 1550, el milanés Girolamo Cardano añade a la cámara un disco de cristal. Y su discípulo Giambattista Della Porta se hace  popular entre los pintores de la época cuando menciona el uso de la cámara oscura para la proyección de imágenes sobre una pared blanca con el fin de obtener dibujos. 


  En el mismo siglo, el científico Georgius Fabricus experimentaba ya con sales de plata, notando algunas de sus propiedades. 

Los adelantos en el arte del dibujo a través de máquinas y artefactos, los más importantes los que Alberto Durero describe en su libro “Institutionum geometricarum” en 1535, darán paso a la llamada cámara lúcida. Gerolamo Cardano en 1550  añade a una cámara oscura un “disco de cristal” en la apertura de la cámara, logrando una importante mejora de la imagen. Esta  sería  la primera lente de la historia utilizada para mejorar la calidad de la imagen obtenida por una cámara oscura.                                        

                                                                                     

  Durante el siglo XVII, la cámara que hasta ese momento era una habitación se transforma en un instrumento portátil, una caja, casi de seguro de madera. Johann Zahn transformo esa caja en un instrumento parecido a lo usado en los principios de la fotografía. 

  Los científicos continuaban experimentando con sales de plata notando como oscurecían con la acción del aire y del sol, pero no atribuyéndole las razones a la luz, sino hasta que científicos como el sueco Carl Wilhelm Scheele y el suizo Jean Senebier revelaron que las sales actuaban con la acción de la luz. 

  En 1685, de acuerdo a tratados publicados por Zahn,  ya la cámara estaba lista para la fotografía, pero tuvieron que pasar 130 años más para que pudiera dar los primeros frutos concretos, aun los químicos no estaban listos. En 1777, el sueco Carl Wilhelm Scheele publica su tratado sobre las sales de plata y la acción de la luz. 


 En el estilo de las pinturas de artistas exitosos de este siglo como Canaletto Jean Auguste Dominique Ingres parece evidente el uso de la cámara oscura. Una cámara de este tipo que tiene grabado el nombre de Canaletto, se conserva en el Venecia, aunque no está confirmado que efectivamente perteneció al artista. 

  También cabe destacar, como evolución de las sombras chinescas, la moda de los perfiles y las siluetas basados en recortes de papel negro acharolado y su auge llegó en la época de Luis XIV. En 1786 Gilles-Louis Chretien creo el Physionatrace, especie de pantógrafo que traslada a una lámina de cobre el perfil del modelo que luego retoca con aguatinta, también de gran exito en París. Fue el precursor ideológico de la fotografía hasta la primera mitad del siglo XIX. En el siglo XVIII estas se perfeccionan y reducen de formas diversas,  transformándose en  objetos preciosistas adornados exquisitamente.  En 1801, el inglés Thomas Wedgwood descubrió otros procedimientos para capturar imágenes, pero no logró hacerlas permanentes. 

  Hemos  recorrido  brevemente los antecedentes ópticos de la fotografía, en cuanto a los aspectos químicos debemos remontarnos a lo que los alquimistas medievales denominaron  “Luna Cornata”, lo que hoy conocemos como cloruro de plata y posee la cualidad de oscurecer las sales de plata en exposición a la luz, descubierto en 1727 por el médico alemán Schulze. Otros científicos continuaron esta investigación, entre ellos destacamos Senebier -1742-1809- creador de la escala sensitométrica basada en las variaciones de tiempo de oscurecimiento del cloruro de plata, la cual oscila entre 20 minutos y 15 segundos por los diferentes colores. El problema principal de estos descubrimientos era la falta de un fijador que retuviese las imágenes, y fue John Herschel en 1819, mediante la acción del hiposulfito de sosa, quien consiguió el fijador de las sales de plata.

 

  Aunque se considera  a Nicephore Niépce  -1765-1833-  padre de la fotografía, conviene precisar que,  al ser este invento fruto de muchas tentativas en el campo de la física y de la química ensayadas al mismo tiempo en distintos países, también Fox Talbot e Hippolyte Bayard merecen compartir tal paternidad.   

  La litografía, inventada en Alemania por Aloysius Senefelder en 1796,  que radica en  dibujar  sobre una piedra especial con un tipo de tinta grasa que se baña en  ácido diluido y fija el dibujo, permitía obtener  gran cantidad  de pruebas sobre papel. En 1823, Niépce experimentó con ella y luego la  reemplazó por otra técnica más adecuada para el soporte de la imagen fotográfica: la heliografía. En 1816, realiza la primera y más antigua fotografía conocida. 

 

 

 

  Esta primera imagen, que denominó point de vue -punto de vista-, es una impresión  directa de la realidad, diferente de las heliografías -imágenes sobre papel mediante la cámara oscura-. Logró  imágenes negativas, fijándolas sobre papel tratado con cloruro de plata, mediante el ácido nítrico.

  La  imagen se logró sobre una placa de peltre -aleación de cine, plomo y estaño- al cabo de una exposición de ocho horas. “Punto de vista desde la ventana del Gras”, tal el título dado a esa  imagen,  fue lograda tras trabajar con cinco cámaras de madera de nogal,  el diafragma  pasó del disco de cartón a un iris, utilizó dispositivos de básculas y fuelles, empleando en una de las cámaras el papel continuo,  precursor del carrete. Esas imágenes  se podían ver a plena luz y mandarse por correo.

  En 1831 el pintor francés Louis Jacques Mandé Daguerre realizó fotografías en planchas recubiertas con una capa sensible a la luz de yoduro de plata. Una vez expuesta la plancha durante varios minutos, empleaba vapores de mercurio para revelar la imagen fotográfica positiva. Estas fotos no eran permanentes porque las planchas se ennegrecían gradualmente y la imagen finalmente desaparecía. En las primeras fotografías permanentes que logró obtener, la plancha de revelado se recubría con una disolución concentrada de sal común. 

  Este proceso de fijado, descubrimiento de l británico William Henry Fox Talbot, hacía que las partículas no expuestas de yoduro de plata resultaran insensibles a la luz, evitándose  así el ennegrecimiento total de la plancha. Con este método de Daguerre se obtenía una única imagen en la plancha de plata por cada exposición hasta que Talbot desarrolló un procedimiento fotográfico que consistía en utilizar un papel negativo a partir del cual podía obtener un número ilimitado de copias. Descubrió que el papel recubierto con yoduro de plata resultaba más sensible a la luz si antes de su exposición se sumergía en una disolución de nitrato de plata y ácido gálico, disolución que podía ser utilizada también para el revelado de papel después de la exposición. Una vez finalizado el revelado, la imagen negativa se sumergía en tiosulfato sódico o hiposulfito sódico para hacerla permanente. Este método de Talbot, llamado calotipo, requería exposiciones de unos 30 segundos para conseguir una imagen adecuada en el negativo. 


  Daguerre y Talbot hicieron públicos sus métodos en 1839, año en  que John Eilliam Herschel denomina "fotografías"  a las imágenes fijas. En un lapso de tres años el tiempo de exposición en ambos procedimientos quedó reducido a pocos segundos. 

 

 

Fox Talbot - The first photograph on paper of a human figure, 1840


 El Daguerrotipo empezó a expandirse en  Alemania, Estados Unidos, Italia, Inglaterra, etc., empezaron a venderse cámaras que no llevaban la firma de Daguerre, evolucionaron  rápidamente,  cada vez fueron más livianas, construidas con  materiales baratos y lentes simples y también se redujo progresivamente  el tiempo de exposición.                      
La primera revista fotográfica del mundo- The Daguerreian Journal-  fue fundada en Nueva York en 1850.    
                      
  Aparecieron los primeros estudios fotográficos,  dada la creciente demanda de retratos. La luz eléctrica aún no existía, de modo que  eran  grandes espacios de armazón metálico con cúpulas de cristal para asegurar abundante   luz natural.  Estaban  lujosamente decorados con cortinados, columnas,  instrumentos y adornos diversos.  


  En 1851 el escultor y fotógrafo aficionado británico Frederick Scott Archer introdujo planchas de cristal húmedas al utilizar colodión en lugar de albúmina como material de recubrimiento para aglutinar los compuestos sensibles a la luz. Como estos negativos debían ser expuestos y revelados mientras estaban húmedos, los fotógrafos necesitaban un cuarto oscuro cercano para preparar las planchas antes de la exposición, y revelarlas inmediatamente después de ella. 


  Los fotógrafos que trabajaban con el estadounidense Mathew Bradyrealizaron miles de fotos de los campos de batalla durante la guerra de la Independencia estadounidense y para ello utilizaron negativos de colodión húmedos y carromatos a modo de cámara oscura.

  Puesto que el procedimiento del colodión húmedo estaba casi limitado a la fotografía profesional, varios investigadores trataron de perfeccionar un tipo de negativo que pudiera exponerse seco y que no necesitara ser revelado inmediatamente después de su exposición. El avance se debió al químico británico Joseph Wilson Swan, quien observó que el calor incrementaba la sensibilidad de la emulsión de bromuro de plata. Este proceso, que fue patentado en 1871, también secaba las planchas, lo que las hacía más manejables. En 1878 el fotógrafo británico Charles E. Bennett inventó una plancha seca recubierta con una emulsión de gelatina y de bromuro de plata, similar a las modernas. Al año siguiente, Swan patentó el papel seco de bromuro.


  Mientras estos experimentos se iban sucediendo para aumentar la eficacia de la fotografía en blanco y negro, se realizaron esfuerzos preliminares para conseguir imágenes de objetos en color natural, para lo que se utilizaban planchas recubiertas de emulsiones. En 1861, el físico británico James Clerk Maxwell obtuvo con éxito la primera fotografía en color mediante el procedimiento aditivo de color.

 

   James Clerk Maxwell and Katherine Maxwell, 1869                     Primera fotografía a color permanente,                   tomada por  James Clerk Maxwell en 1861                

 

  Alrededor de 1884 el inventor estadounidense George Eastman patentó una película que consistía en una larga tira de papel recubierta con una emulsión sensible. En 1889 realizó la primera película flexible y transparente en forma de tiras de nitrato de celulosa. El invento de la película en rollo marcó el final de la era fotográfica primitiva y el principio de un periodo durante el cual miles de fotógrafos aficionados se interesarían por el nuevo sistema.

 

 

 

George Eastman y Thomas Alva Edison, amigos entre sí, 

consiguieron un gran desarrollo en el mundo del cine, gracias

a los diferentes estudios que realizaron juntos. 

 

 

  La  reducción del precio de las cámaras hizo que llegaran a muchos aficionados. El desarrollo de la industria fotográfica hizo surgir otras industrias en diferentes países desarrollados. 


  A comienzos del siglo XX, la fotografía comercial creció con rapidez y las mejoras del blanco y negro abrieron camino a todos aquellos que carecían del tiempo y la habilidad para los tan complicados procedimientos del siglo anterior. En 1907 se pusieron a disposición del público en general los primeros materiales comerciales de película en color, unas placas de cristal llamadas Autochromes Lumière en honor a sus creadores, los franceses Auguste y Louis Lumière. En esta época las fotografías en color se tomaban con cámaras de tres exposiciones.

  En la década siguiente, el perfeccionamiento de los sistemas fotomecánicos utilizados en la imprenta generó una gran demanda de fotógrafos para ilustrar textos en periódicos y revistas. Esta demanda creó un nuevo campo comercial para la fotografía, el publicitario. Los avances tecnológicos, que simplificaban materiales y aparatos fotográficos, contribuyeron a la proliferación de la fotografía como un entretenimiento o dedicación profesional para un gran número de personas.

  La cámara de 35 mm, que requería película pequeña y que estaba, en un principio, diseñada para el cine, se introdujo en Alemania en 1925. Gracias a su pequeño tamaño y a su bajo coste se hizo popular entre los fotógrafos profesionales y los aficionados. Durante este periodo, los primeros utilizaban polvos finos de magnesio como fuente de luz artificial. Pulverizados sobre un soporte que se prendía con un detonador, producían un destello de luz brillante y una nube de humo cáustico. A partir de 1930, la lámpara de flash sustituyó al polvo de magnesio como fuente de luz.

  Con la aparición de la película de color Kodachrome en 1935 y la de Agfacolor en 1936, con las que se conseguían trasparencias o diapositivas en color, se generalizó el uso de la película en color. La película Kodacolor, introducida en 1941, contribuyó a dar impulso a su popularización.

  Muchas innovaciones fotográficas, que aparecieron para su empleo en el campo militar durante la II Guerra Mundial, fueron puestas a disposición del público en general al final de la guerra. Entre éstas figuran nuevos productos químicos para el revelado y fijado de la película. El perfeccionamiento de los ordenadores facilitó, en gran medida, la resolución de problemas matemáticos en el diseño de las lentes. Aparecieron en el mercado muchas nuevas lentes que incluían las de tipo intercambiable para las cámaras de aquella época. En 1947, la cámara Polaroid Land, basada en el sistema fotográfico descubierto por el físico estadounidense Edwin Herbert Land, añadió a la fotografía de aficionados el atractivo de conseguir fotos totalmente reveladas pocos minutos después de haberlas tomado.

  En el decenio siguiente los nuevos procedimientos industriales permitieron incrementar enormemente la velocidad y la sensibilidad a la luz de las películas en color y en blanco y negro. La velocidad de estas últimas se elevó desde un máximo de 100 ISO hasta otro teórico de 5.000 ISO, mientras que en las de color se multiplicó por diez. Esta década quedó también marcada por la introducción de dispositivos electrónicos, llamados amplificadores de luz, que intensificaban la luz débil y hacían posible registrar incluso la tenue luz procedente de estrellas muy lejanas. Dichos avances en los dispositivos mecánicos consiguieron elevar sistemáticamente el nivel técnico de la fotografía para aficionados y profesionales.

  En la década de 1960 se introdujo la película Itek RS, que permitía utilizar productos químicos más baratos, como el zinc, el sulfuro de cadmio y el óxido de titanio, en lugar de los caros compuestos de plata. La nueva técnica llamada fotopolimerización hizo posible la producción de copias por contacto sobre papel normal no sensibilizado.


  Los primeros VTR -Video Tape Recorder que en 1951 ya eran capaces de capturar imágenes de televisión, convertirlas en una señal eléctrica y guardarlas en soportes magnéticos- son utilizados por la NASA, para captar las primeras fotografías electrónicas de Marte.

  El  inicio de la carrera digital se considera1969, es entonces cuando Willard Boyle y George Smith diseñan la estructura básica del primer CCD - Charge Couple Device o Dispositivo de Carga Acoplada. Este dispositivo CCD planteado como un sistema para el almacenamiento de información es utilizado un año más tarde, por los laboratorios Bell como sistema para capturar imágenes al construir la primera videocámara.


  Nuevos retos se plantean para la fotografía en el siglo XXI con la irrupción de la holografía y la fotografía digital. Esta última ha venido a solucionar uno de los verdaderos problemas de los fotógrafos ubicados en lugares remotos, como los corresponsales, que no tenían acceso a medios de procesado de fotografías. La búsqueda de nuevos medios para poder servir imágenes tan pronto como fuera posible, se encuentra en la base de la aparición en 1990 de la primera cámara digital.

Aunque al principio su precio las hacía inaccesibles para el gran público, hoy en día las cámaras digitales están al alcance de la mayoría, porque los costos de materiales van descendiendo y la calidad técnica va aumentando.

En el campo de la producción existen unas últimas tendencias fotográficas que nos permiten adivinar cómo será el camino a recorrer en este inicio de siglo.

Fuente: www.revistadeartes.com